martes, 4 de octubre de 2011

MIRANDO AL ESPEJO

Hoy me miré al espejo y pude ver cómo se va marcando mi cara con los años. Como se acerca el invierno de mi vida. Pude ver como esa cara de niño de hace años, ya ha envejecido y como un viejo  árbol de corteza rugosa… cada cicatriz se refleja en mi cara curtida y apagada. Mis manos cuentan la historia de mi vida en un cuerpo que nunca fue nada hermoso ni brillante. Y ahora me siento aquí solo a esperar lo inevitable, lo que me regala el tiempo… cabellos  blancos,  mirada cansada y ojos que ya no brillan. De la noche a la mañana cuanto tiempo ha pasado que he llegado ya tan lejos por un camino definido para llegar a la nada. Mirando a través de este cristal me pregunto: ¿Qué será de mi? Si mis sueños jamás se cumplirán. Tal vez mi destino sea estar solo, sin nadie a mi lado, sin ilusión. Rodeado de tristeza y soledad. Mirando el espejo, sin perder un solo detalle, veo mis manos vacías y cansadas, me veo a mí llorar mirando al vacío del espejo.  Y la encuentro a ella en mi reflejo, deseando mi alma acariciar su amor. Tejiendo sueños y esperando, la sueño a ella en el horizonte. Y observo como el sol y el mar se unen en un hermoso  atardecer. Me veo ante este espejo transparente como mi alma,  y algo en ese rostro que me observa cansado, me grita ¡¡lucha por lo que quieres hasta lo imposible!! y cuando te desvanezcas recuerda que era eso  por lo único que tu vida era vida. No puedo describir lo que siento… como darle un nombre a este inmenso desierto, porque no puedo ocultar mi tristeza, no puedo sonreír; porque a este ser que está aquí ante el espejo le falta su presencia, su calor y su amor para poder ser feliz. Mirando al espejo……dejando la vida por amor….voy al encuentro de mi final y del alivio a mi dolor

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada